¡Cómo añoramos las chimeneas tradicionales! Pero y la leña, el humo, las cenizas… ¡Que engorro! Una alternativa práctica: La chimenea de bioetanol

Una chimenea de bioetanol permite disfrutar del calor y de la belleza de una llama sin los inconvenientes de las chimeneas clásicas de leña, que producen humo, cenizas y hollí­n. Por este motivo son ideales para utilizarlas en pisos y demás viviendas que no dispongan de salida de humos.

Estas chimeneas se integran perfectamente en el hogar por sus diseños tan decorativos consiguiendo dar un toque de lujo y distinción a cualquier vivienda, por modesta que sea.

Los modelos disponibles son:

De pared. Una chimenea de bioetanol de pared puede colgarla directamente mediante el soporte que se suministra. Tan sencillo como colgar un cuadro. Ofrecen diferentes acabados y colores a elegir.

De suelo. Muy fáciles de desplazar, por lo que permiten su uso en interior y exterior. El acero inoxidable las hace muy resistentes y potencia aún más la belleza de la llama.

De diseño Clásico. Para todos aquellos que añoran la chimenea tradicional, una chimenea de bioetanol de stilo clásico mantiene el refinamiento y la sobriedad de lí­neas.

De sobremesa. Disponibles en una amplia variedad de diseños actuales. Son ligeras y fáciles de transportar, para poder usarlas tanto en interior como en exterior.

Con esta variedad de modelos podemos elegir según nuestras necesidades, teniendo en cuenta el tamaño de la habitación que hay que calentar, desde las más grandes con hasta tres quemadores hasta las pequeñas de sobremesa.

La chimenea de bioetanol se puede empezar a usar directamente, porque no requiere una instalación especial, es portátil y no necesita enchufarse a una toma de electricidad ni a una entrada de gas. De esta manera, se evitan los inconvenientes que presentan los cables eléctricos y otros elementos de conexión.

A la chimenea de bioetanol no le hace falta una salida especial para evacuar humos, solo necesita que la habitación se pueda ventilar cada cierto tiempo.

El bioetanol es una fuente de energí­a tan limpia que en su combustión no produce olores, ni humos desagradables; tampoco deja residuos que ensucien cuando se usa combustible de buena calidad. En su combustión solo produce anhí­drido carbónico (lo mismo que las personas al respirar) y vapor de agua, es decir, compuestos naturales que ya se encuentran en el aire.

La llama es regulable y tiene alta eficiencia energética. De esta manera, se puede decidir qué consumo se quiere realizar en cada momento, permitiendo obtener la temperatura ideal sin despilfarrar nuestro dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *